CUANDO LA PALABRA ESTA EMPEÑADA

21-08-2014

invaluable fue la ayuda del Walter en la construcción de la casa, obviamente el tiempo dedicado a la construcción era mucho más rentable para él dedicarlo a sus pegas tradicionales que ayudarme a mi, eso lo tenía presente y en la última negociación por la construcción de la terraza el trato fue comprarle una caña buena, financiandola mitad a mitad.

Se dilato mucho esa compra, porque no encontraba una caña que acotara al precio y que además respondiera a las caracter´siticas de pesca de él: Liviana por el viejazo al hombro que tiene, polivalente para pescar con señuelos y chispas, resistente al mal trato.

Hace algunos años le vendí mi rapalera, la gloomis GL2 que castea 10-50 grs. y a pesar del duro maltrato que le da aguanta estoica el mal trato pero claramente le falta potencia ya que el walter poco empeño le hace a los señuelos y busca más con chispas entre 40 a 60 grs., por otro lado tiene berckley cherrywood pero la encuentra muy tieza y dura.

Mas allá del tema de las lukas no daba con la caña ideal, ya que no estaba buscando una caña para mi, sino para el estilo de pesca del walter, hasta que llegue a una buena candidata, el precio 100 lks per capital, le recomiendo que hicieramos el esfuerzo porque valía la pena, se trataba de la st croix triumph espécificamente el modelo tsrs90m2 en 2,7 metros, 300 gramos y un casting lure de 14 a 70 grs.

Luego de pagar los impuestos previsto en solo 7 días la tenía en mis manos, faltaba la prueba en terreno antes de entregarsela, para ello ayer miércoles aprovechando el permiso mensual que pido en la pega para llevar a mi mamá a cobrar su pensión, me las emplume al patio de mi casa, bastante agua en la madrugada pero hace rato esa playa está algo floja, solo algunas capturas muy esporádicas y de menor tamaño.

Lo primero que me llamo la atención es que el tramo base no tiene ninguna anilla, lo que me desconcerto ya que resultaría algo complejo alinearla correctamente con el carrete, pero la férula se ajusta muy bien a la posición adecuada, las anillas son fuji de doble pata pero rectas algo que se podría mejorar, el mango es de corcho de muy buena densidad, muy cómodo, portacarrete fuji, todo de la calidad adecuada al precio de la caña que es gama media, pero se observa un blank muy grueso y anillas muy robustas, especialmente la puntera, recordandonos que está caña responde al segmento surfishing.

Lo acompañe con un carrete shimano sustain 4000, linea de 18 libras y una amplia gama de señuelos y chispas, desde una duo realist de 22 grs. a una angler de 70 grs.

En el papel es un mezcla muy rara de una caña de surf pero de tamaño acotado, de velocidad rápida pero potencia media, una amalgama de caracterísiticas que nos darían la polivalencia que buscabámos.

Dividí el testeo en 3 partes, mas pensando es probar la caña que en pescar propiamente tal, primero señuelos, luego vinilos y al final chispas pero en líneas generales es una caña muy lanzadora, se siente muy liviana y rápida pero algo elástica y nerviosa, es una caña entretenida de trabajar, que le puedes sacar trote, es cómo una rapalera con esteroides, con la potencia justa para lanzar chispas y trabajar señuelos pesados en la resaca pero a la vez con la sensibilidad adecuada para una pesca más fina.

Los señuelos de buen lance cóma la shore line, la duo acxion, la shimano silent, la maxrap lo lanza muy adecuadamente, la salida es muy notable en esta caña, mucho más fuida que en una rapalera, pero claramente no es de ese segmento y el nado del señuelo se pierde mucho de las muñecas, se podría decir que se defiende bien pero no es su campo.

con los vinilos tiene un desempeño notable, entre los 25 a 35 grs se maneja muy bien, esa elasticidad al subir y bajar la caña se aprovecha muy bien en la técnica dientes de sierra, ya que la bajar el vinilo lo sientes claramente en la caña avisandote nítidamente cuando es el momento de volver a subir.

Pero sin lugar a dudas con las chispas entre 40 a 60 grs se siente para que fue diseñada, una salida notable, suave, certera, clara, quizás con 60 grs ya se siente la carga sobre la caña, 70 ya sería mucho pero su rango de lanzamiento es muy polivalente, desde la shimano surf swimmer de 35 grs, pasando por la krocodile, la koster, la daiwa sacrifice, la del abuelo, la angler, la papaya, todas muy bien dirigidas y con muy buenas distancias a un mínimo esfuerzo, otra cosa es al recobrar, las chispas de poca tracción se siente claramente en su nado, como la koster, la sacrifice o la papaya, chispas mas pesadas te exigen un poco las muñecas como la angler, la krocodile cuando agarra corriente, te obliga a levantar la caña para no hacer tanto esfuerzo.

Muy satisfecho con la polivalencia obtenida, es la caña que buscábamos con el walter

Ya bien entrada la mañana me muevo al lado sur de la playa, con el sol brillante y el agua cómo espejo pocos indicios de pesca me daban, pero seguía con el testeo cuando ocurre algo que no he tenbido la suerte de ver en muchos meses, una hermosa corvina coleando en la orilla.

Cómo el grado de visibilidad era muy alto y al parecer era la única corvina que se aventuraba en la playa fui muy sigiloso en no acercarme mucho, agradecí que fuera día laboral y que tuviera toda la playa para mi, saque de mi caja de señuelos la daiwa shore line shinner Z (ver el review acá http://www.stellamaris.cl/HTML/Reviews.htm#DaiwaSLShinnerZ ), un señuelo que compre hace mucho tiempo pero que no había usado ya que no se habían presentado las condiciones de pesca objetiva para la que lo compre, y que era precisamente las corvinas coleando, con su lance fenemenal y ayudado por una leve brisa en mis espaldas espere verla y lanzo hacía el sur cruzando su regreso al pozón de resguardo, esperando el momento adecuado de la resaca, primer lance y no tuve respuesta, cargo nuevamente la caña y espero, la veo tímidamente aparecer mostrando su cola, viene la ola grande, resaca, lance bien atrás, siempre en diagonal, recogo a media agua, mas bien lento y pafffff

la clavada la sentí bastante certera con la caña pero en la primera carrera la caña me "cabeceo" más de lo acostumbrado a mis equipos por lo que afloje el freno, dos carreras cortas y se empezó a quedar, sin olas fue un apelea que controle en todo momento, sin apurarme y disfrutanto ese exquisito sonido del carrete chillando, sin rocas ni obtaculos en la playa no tenía sentido correr riesgos, con toda calma la cobro.

Que mejor testeo que con una bonita pieza, más tarde ví otra corvina de muy buen tamaño pero solo apreció una vez y no quiso regresar, era momento de regresar y pasar el resto del día junto a mi madre, de sentirme afortunado de la gracia de tomarme estos paréntesis de la ajetreada vida cotidiana, de disfrutar de mi madre y de este hermoso deporte, que más le podría pedir a Dios.

Y por su puesto, la infaltable cábala

 

 

Saludos y buena pesca para todos

por Mauricio Hernández Aliaga