LO BONITO DE LA PESCA

 

Desde hacía mucho rato que no pescaba una chancha, solo algunas pescas menores, aunque a decir verdad poco he salido, ya solo en el recuerdo quedan esos viajes a poposo o a el sector del blanco de un día para otro, quizás las olbigaciones, la mareas o simplemente las ganas ya que tan jóvenes no estamos me pasaron la cuenta y la frase.."tenemos que hacer un paseo con noche" cada vez se repite más pero nunca se concreta. en tanto en mi patio las cosas estaban muy revueltas, las corvinas ingresando en tiempo que deberían no estar, a horas en que es muy poco habitual verlas y entregandoles trofeos a pescadores que recien se aventuran, lo que genero un entusiasmo inusual que hace que cada día, no solo los fines de semana, se llene de pescadores con la ilusión se pasar dle tomoyo al champion soñado sin intermediarios.. y varios así lo hicieron, me alegro por ello.

 

Cada vez que fui por un rato a playa amarilla quedaba arrinconado en una franja de 5 metros, al tiempo que caían sin cesar los zapallos al agua, así era complicado, especialmente si hablamos de corvinas grandes que son más cautelososas,  sin embargo la pesca en esa playa pasó de ser la pesca más técnica en spinning que conózco a ser la de resistencia, el que se quedaba hasta tarde tenía la suerte de tentar a los dorados que entraban con escandalo cazando pejerreyes y atacando a cuanto señuelo se les presentara o mejor aún, el festival de chanchas coleando a las 12 del día, algo totalmente fuera de lógica, asi pasó la mitad de marzo, abril y la primera mitad de mayo, yo mirando desde el pc cómo salián chancas casi todas las semanas, y cada semana el elegido era uno distintos, bien democrático.

 

Llegó este fin de semana largo de la glorías navales, cada día tuvo su escenario:

 

Jueves, 7:15 hrs, sonó el despertador... y me quede en cama, mucho cansancio acumulado.

 

Viernes: Ahora si me levanté, llegue muy temprano, con los primeros rayos de luz ya estaba dando mis lances pegado a la roca del lado norte, diviso al tomacho y unos 3 pescadores más al centro de la playa, arriba un grupo de jóvenes armando sus cañas, hace rato no tenía la playa para mi, y cómo hace mucho tiempo veo las primeras colas, imponentes en la orilla , ya me había acostumbrado al whassap diciendo...te fuiste y los 30 min empezaron a colear por todos lados,  la playa estaba muy rara, la corriente fuerte con un oleaje alto de 2,7 mtrs. mucha agua pero la primera parte de la playa, unos 30 metros plana, absolutamente plana, luego un corte y atrás un canalon profundo de 2 a 3 metros, había que tener buen lance para posicionar el señuelos detrás del canalon, justo detras de la ola para avanzar detras de ellas hasta la rompiente, luego recoger rápido y volver a lanzar, tres lances y por fin un pafffff, era pequeña, salto fuera del agua, arrancó, aprovecho la resaca pero no fue dificil cobrarla, unos 2 kilos, pequeña si... pero, hace rato que no disfrutaba de una buena corvina fresca. La guarde en la roca.

 

Esa corvina me lleno de energía, volví a imaginar en cada lance que la chancha estaba pegada al fondo recorriendo el pozón, podía sentir el nado del señuelo, cuando apurarlo, cuando mantenerlo, cuando retirarlo y volvelo a intentar, un par de golpes muy sutiles, clavo con la caña en horizontal y empieza una carrera frenética, estaba muy conciente que el estar muy pegado a la roca corría serio riesgos de que una corvina arrancara al norte y la bordeara, cosa que inmediatamente sucedió, ante eso camine al sur y me metí mucho al agua para darle ángulo, estabamos casi en paralelo a la orilla, se fue lejos por el borde y se quedo un buen rato ahí, luego en una segunda arrancada se empieza a devolver al centro quedando al frente mío, arranca por tercera vez derecho hacia dentro, pesada, tosca, potente. Era un empate y nos tomamos unos segundos de descanso.

 

Se me acerca un joven de unos 16 años, el bryan, sin wader y colorado de frio y me dice, ¿tiene una?, ¿usted es don mauricio?, siempre leo sus reportes. me alegro la compañia ya que la pelea la empezaba a ganar y los nervios ya se habían ido, le pido si me deja sacarla antes que se ponga a tirar y me dice claro, voy a pescar a  la otra orilla, lamentablemente el amigo que andaba con el no tuvo la misma deferencia y me enredo en medio de la pelea, la rapala pegada en la punta de mi caña pero ya la corvina estaba más controlada, lo que dió tiempo para desenredarla, finalmente la acerco, a ratos divisaba entre la espuma una aleta dorsal, llegué a pensar podía ser un toyo por cómo nadaba, sin entregarse y con mucha potencia mas no mucha velocidad pero no, era una bonita corvina de 7 kilos enganchada del lomo, lo que explicaba la inusual pelea.

 

 

 

Luego ya hable con más calma con mi nuevo amigo, un par de consejos de principiante cómo el correcto llenado de la bobina para lanzar más lejos, tratar de esperar la ola para dejar el señuelos justo detrás, le regalo una de mis koster y me dice.. sueño con sacar una corvina... le respondo, se trata constancia, estar ahí en el momento adecuado, ya vendrá.

 

Una vez que cobre la corvina , la llevo a la roca y veo la de 2 kls, ya habián pasado unos 8 a 10  minutos la tome y la oxigene por un buen rato, increiblemente se recuperó bastante bien y la pude liberar.

 

La cábala de rigor y disfrutar de la buena mesa

 

 

Más tarde me entero que las corvinas entraron con fuerza al medio día, marambio se matriculo con una y el maestro ramos con dos a última hora y con vinilos, un día excepcionalmente generoso, pero una no es ninguna,,,,,

 

Sábado:

 

el sábado con más fe que patota de canutos, nos juntamos con el pato, el walter y el javier al alba, primero en playa marilla y luego ellos continuarian cabrillando en coloso, yo solo podrías hasta las 9:30 Hrs. ya uqe tenía que llevar a mi  mammá a cobrar su pensión.

 

 

El agua bastante turbia en la orilla, la ola alta, mucha agua pero la ola mas bien lenta, ya había mas gente pescando por lo que no pude moverme del rincón de la roca, el canalon se veía profundo y correntoso, habían dos opciones, buscarla atrás cómo el día anterior, biren detrás de la ola y mas bien abajo o aprovechar el peak de la llena y buscarlas entre la resaca, aprovechando la ola lenta con señuelos de superficie y avance lento.

Caballo que gana repite y opte por buscarlas atrás con la xroll, muy temprano como al 5 lance paffff, arranca fuerte y el carrete zumba, está vez la pelea fue mas controlada, arrancó derecho hacia dentro lo que me falicitó la tarea, deje que se fuera largo, unos 80 metros, luego aprete un poco el freno y la dirigí donde yo quería para no cruzarme con los otros pescadores, de nuevo en los 7 kilos.

 

 

Luego cambie de estrategia, utilice una shoreline Z tamaño pequeño, 120 mm para recorrer el espacio delante de la ola, ya que no estaba llegando lo suficientemente atrás para atacar desde ahí, me costaba un poco sentir el nado del señuelo entre la espuma, pero seguí intentando, pajareando me  pillo el paffffft, arrancada de esas que se recuerdan, imparable derecho hacia dentro, deje la caña en posición horizontal como apuntando a la corvina para que se fuera sin reventarme, esa pirmera arrancada fue brutal, quizas unos 40 metros, se detiene , levanto la caña pafff de nuevo para dentro, de nuevo abajo la caña, otros 40 metros hacía dentro, me acorde de los diminutos triples del #5 que trae ese señuelo, dude si liberar el freno para aliviar la carga o correr el riesgo que se moviera hacia los lados, por el norte la roca, por el sur los pescadores, dude un par de segundos paffff tercera carrera, parecía no cansarce, tenía unos 50 metros dentro del carrete, no me decidía, libero o no libero, otro cabezaso... paft se corto.

 

En realidad da lo mismo una captura más una menos, pero estas cosas no me pasan a mi, al menos, no que se me reviente un nudo con esa presión (unos 3  a 4 kilos efectivos).

 

a otra cosa mariposa, la cábala y disfrutar de la dicha de aún a mi edad poder pasar un rato con mi mamá

 

 

En la tarde luego de lavar los equipos, reviso mentalmente que pasó y luego de algunas pruebas me doy cuenta del error garafal.

 

Cómo el viernes había pescado una corvina grande, a veces con la aleta caudal golpean la línea y la pican, efectivamente el lider tenía un rasguñón, por lo que lo cambie, use cómo de costumbre el nudo pexixet para unir el braid con el fluorocarbono, con las manos desnudas lo aprete lo más que pude y las primeras 6 o 7 vueltas me quedaron suelta, con  la uña contraje esas vueltas y volví a tirar, esas primeras vueltas quedaron ordenas pero sueltas, lo recuerdo claramente, en mi cuarto de pesca vuelvo a hacer el nudo, vuelvo a tirar con las manos desnudas y tal cómo el viernes vuelvo a dejar esas vueltas sueltas, está vez me pongo guantes y tiro fuerte, pero está vez esas vueltas si se ajustan perfectamente al nudo.

 

La pesca no es una ciencia exacta, hay decenas de variables que inciden en una buena pesca, hay factores ajenos a nuestro alcance, otros más azarosos pero hay elementos que si podemos controlar cómo es la correcta preparación de nuestros equipos, no hay nada mas descepcionante que luego de viajar cientos de kilómetros, rmadrugar, recorrer vastas zonas de orilla, cientos de lances y por fin cuando tienes ese pez soñado, perderlo por un error no forzado, esas cosas no solo se pueden si no que se deben evitar.

 

Paradojalmente el tomacho me ofrecio cambiarme por un señuelo el hacedor de nudos que le importe tiempo atrás, con lo que garantizar una correcta ejecución de este tipo de nudos, no tenía pensado ir el domingo a pescar pero cómo nos íbamos a juntar para esa entrega me levante y fui.

 

de este aparato estoy hablando

https://www.youtube.com/watch?v=LIsoDslDywQ

 

Domingo:

Esta vez la ola estaba claramente más rápida y la cantidad de pescadores ya era coloquial, encerrado en 4 metros lineales no podias ni moverte para ir a las casitas

 

 

muchos pescadores pero era dificil posicionar adecuadamente los señuelos, algo de viento mucha arena en suspensión y el codo y la espalda me recordaban que ya no estoy para travesias tan largas, eso si la buena compañia y las tallas siempre te alegran el día, reflexionaba que en los programas de pesca que dan en la tele siempre compiten de mala manera, mucha mala onda y un mal sentido de la competencia, me imagino que debe ser para darle más matices al show pero es una constante, acá lejos de molestarme que otros pescadores saquen sus champion me alegra mucho, incomododa por cierto la sobrepoblación de pescadores pero la mplaya no es mia y tengo mucho que agradecer d ela gente que he conocido a través de este deporte.

 

 

Ya pensando mas en las empanadas que en las corvinas el francisco me indica que alguien enganchó una entre el enjambre de cañas tiradas, no veía bien quién era el afortunado, recogo y veo con incredulidad que era nada menos que el Bryan que ya se iba con caña y todo para dentro, por suerte el marambio le solto un poco el freno al tiempo que la corvina lo "arreaba" al lado norte, todos los pescadores sin excepción recogimos las líneas y lo alentamos, tranquilo sin ponerse nervioso, ya viene, ya viene, no te apures y entre aplausos y felicitaciones la decenas de pescadores que rodeabamos al bryan lo abrazos, nada menos que 10.5 kilos

 

 

fue un momento muy especial, muy grato, de mucha legría genuina por tremenda captura, es cómo si poseidón hubiese querido escoger a un elegido de toda la playa para premiar con el champion

 

 

Ese día me quede hasta tarde, efectivamente al medio día colearon con fuerza pero nunca pude encontrar la fórmula correcta de profundidad, distancia y velocidad para tentar adecuadamente a las corvinas, me dolía mucho la espalda y el codo, pero no me importó, porque este día era para admirarse y contemplar, la belleza de la pesca.

 

Saludos y buena pesca para todos

 

por Mauricio Hernández Aliaga