Reporte Sector Los Burros, 16 y 17 Octubre de 2010

   
De vuelta a la pesca nos encontramos para una salida "corta", esta vez al sector norte de Paposo, el llamado era a las 8 pero era el único que arribo a esa hora, tendremos que preocuparnos más de este tema de ahora en adelante.
EL primer control fue en varillas a la espera de los Garras que demoraron en partir.

Por diversas razones esta vez la asistencia fue mínima, contamos solo con 12 pescadores pero por ganas no nos quedábamos, entre los nuevos figura mi amigo Bob, Austriaco de nacimiento que habla muy poco de español pero que es una enciclopedia viviente de la pesca con señuelos.

Eran cerca de las 11 de la mañana y aun no aprecian los Garras, mientras tanto los tucanes se adelantaban en la ruta.
Seguíamos esperando mientras Ara y yo practicábamos nuestro escaso ingles con Bob.
Por fin una vez reunidos partidos al siguiente punto de control en el mirador de Paposo, ya en la quebrada nos pillo una densa camanchaca que cambiaba bruscamente el clima desértico de unos minutos antes.
 
y súbitamente nos encontramos con el más increíble de los espectáculos del desierto florido.

Había tenido la ocasión de ver este espectáculo a la altura de caldera pero esto es 100 veces mejor.

 
Todo acompañado por el sonido de pájaros y sin fin de insectos que para quienes conocemos este sector nos parece increíble toda vez que solo hay piedras y tierra, solo algunos cactus del tipo Copiapoa constituyen la fauna típica.
 
Y esto atraso aun más el viaje.
 
Cerca del mediodía ya estábamos en el mirador de Paposo para la foto de rigor.
Ahora para el otro lado para que se vea algo de vegetación aunque no se nota mucho en la foto porque estaban mas arriba.
Luego de recorrer unos 50 klms por un camino muy lento finalmente arribamos a este sector, durante el trayecto se apreciaban muchos aluviones que cortaron el camino y transformaron un poco al paisaje.
Ya en el campamento se procedió a desarmar y preparar el almuerzo, en eso Leonidas le hace un cariñito al portalon de la camioneta contra el cerro.

ya veremos como solucionamos eso :-(

Yo estrenaba en combate mi joyita.
Y los Tucanes inauguraban toldo nuevo, aunque se demoraron como una hora en entender las intrucciones.
Los Garras no cambian la clásica Romane.
Y Bob se fue bien lejos en un rincón para no molestar dijo.
De los del morro hace rato que solo Ara saca la cara.
Para coronarla se les cayo el bidón de agua por lo que los tucanes partían mal la jornada.
El mar estaba algo movido y una brisa persistente hacia poco cálido el recibimiento, Bob sondeaba el terreno y reconocía que quedaba fuera de combate en este escenario.
Después de un rápido almuerzo los equipos se disgregaron cerca del campamento, los caletones prometían buena pesca, profundidad, algo de huiros y corriente.

Farias intentando en la boca de playa.

Los Tucanes además estrenaron uniforme estilo comando.
Pero el pique estaba tan flojo que a varios se nos empezó a apagar la tele.

 

Esa brisa persistente se convirtió en algo más por lo que el retorno fue anticipado al campamento, solo un vilagallo por parte del Walter, un chalaco del pato y una bonita corvina de 1.4 kls del Ara se contaban dentro de las capturas.
La conversación fue muy amena y duro hasta la medianoche, mucha carne y pollo hasta el punto del hastío,.

 

Como de costumbre el parrillero oficial fue don Eduardo, no se merecia menos ese lomo vetado.
El pato fue el asistente.
Mientras el Pino empezaba con su show
 
La noche se hizo corta y el cansancio cobro la cuenta de varios.
Solo los mas valientes disfrutaron de un pira hecha con los restos de cactus arrastrados por los aluviones.
Cerca de las 6 de la mañana sonó la diana y todos en pie.
Ya no había viento y en vista que en escollera el resultado fue pésimo optamos por devolvernos rumbo sur 2 klms. hasta una playa divisaba en la ruta.
El Walter me pidió que le enseñara a pescar con señuelos por lo que ante este escenario le dije que partiríamos con el uso de las chispas.
El Ara buscaba la corvina en el lugar donde el día anterior había capitalizado una captura.

Mientras yo le explicaba al Walter el uso del freno en el carrete, la profundidad de trabajo de la chispa y principalmente que la tirara con harta fe.

 
En eso los Tucanes igual optaron por la playa como alternativa matutina.
Entre tanto el Walter hace su primer tiro, tres vueltas al carrete y engancha una de esas, la caña doblada y el carrete chillando mientras la corvina sacaba línea y comete el error fatal de cerrarle el freno, corro y le grito que  lo abra pero esta vez los suelta demasiado y se fue la única picada decente de la jornada mientras el Walter quedaba con parkinson corvinero.
Bob intentó infructuosamente con chispa pero simplemente no era el día.
Luego avanzamos rumbo sur hasta la playa de Miguel Díaz pero la suerte estaba hechada.
de retorno a la zona del campamento los mulatos intentaban salvar la jornada en escollera,
Los Tucanes algo lograron en una piedras cercanas a punta de chalacos y jergillas.
Un pichibuen para la foto pero muy poca pesca para un sitio con estas características.
 
Los ganadores de la jornada fueron los Tucanes que se afianzan en el primer lugar.
Es bastante lejos este sitio pero le sigo teniendo mucha fe, tiene las condiciones ideales para la pesca, lástima que no se dio pero conocer estos parajes de por si ya vale la pena el viaje.
En espera de los rezagados ya cerca de la 1 empezamos  a desarmar el campamento.
Los Garras se adelantaron el retorno que esta vez optamos por hacerlo directamente vía caleta el cobre.
Como había tiempo nos detuvimos a documentar distintos puntos de interés en la pesca de modo de ya empezar a planificar la próxima salida del 4 y 5 de diciembre.

La primera parada fue caleta la colarada.

Había mucho viento y algo de pelillo, por el lado sur se aprecian buenos caletones y puntos de lanzamiento.
Por el lado sur se aprecia una playa con bonitos pozones para el lenguado y en pleamar podrías entrar corvina tambien.
Ya cerca del blanco nos sorprendió la duna cubierta de vegetación.
 
 
El sector de la dunas presenta buenas entradas para la corvina pero la bajada no permite errores en los 4x4 y a pie sería imposible.
El Blanco a lo lejos siempre tentador.
 
De ahora en adelante solo tierra y piedras.
 
Infaltable la parada en el mirador de la ruta a caleta el cobre, 1.750 mtr sobre el nivel del mar y miras hacia abajo las nubes.
 
 
   
   
   
 

Espero que hayan disfrutado de los paisajes y del paseo, nos vemos de nuevo en Diciembre si Dios quiere, saludos y buena pesca

Atte.

 

Mauricio Hernández Aliaga

 

Firma el libro de visitas

 

volver al Inicio