La ansiedad por una nueva fecha se hacia presente y  muy temprano empezaron a llegar los integrantes de los distintos equipos, incluyendo caras nuevas como la de Mario Aravena que viene a reforzar a los Tucanes.
Esta vez no hubieron bajas que lamentar y casi la totalidad de la rama de pesca acudió a la salida, tanto así que falto lugar en las camionetas y de emergencia se procedió a buscar un sexto vehículo para llevar a todos con comodidad.
Luego vino la ya clásica espera en la bencinera antes de partir a eso de las once de la mañana.
El camino se torno lento pero sin contratiempos de importancia y cerca de las 13 horas llegábamos al lugar indicado para armar el campamento.
Los lenguados volvían a tener dotación completa para intentar remontar la negra fecha de cifuncho y volverse a meter en la pelea por el campeonato.
Por su parte los garras de águila que en el campeonato anterior ganaron con lo justo, tenían como de costumbre plantilla completa para esta fecha.
Los Tucanes por su parte con un equipo renovado se metió en la pelea por el campeonato y esperaban revivir los resultados obtenidos en la última fecha realizada en este séctor.
Por suerte el cielo estaba nublado y corría una suave brisa que hizo muy agradable el tiempo en que se preparaba el almuerzo.
Bien cargadita estuvo la marinera esta vez, que fue rápidamente devorada por todos ya que se aproximaba la hora de la largada.
El oleaje estaba raro, ya que a ratos estaba tranquila y luego movía mucho, por eso mismo las trabas se hicieron frecuentes y no había muchos piques, en la foto don Mario Cruz probando suerte.
Las horas pasaban y el Pato Ramírez miraba con resignación que otra vez se iría en blanco.
Don Ramón no se movió del caleton que la vez anterior le dio tantos apañados, pero esta vez la cosa no seria igual.
Llego la noche y solo se contaban algunos chalacos y rollizos,  nada para el champion.
Lavin llego muy bajoneado ya que solamente logro sacar un chalaco grande pero cuando se venia se dio cuenta que un zorro se lo había llevado con chinguillo y todo, así que se pueden imaginar para quién fueron las tallas esta noche.

El pesaje fue muy discreto y el encargado de cortar colas esta vez fue Gerardo Pino.

Ni asomo de buena pesca así que lo mejor fue empezar a preparar el asado, el delegado esta vez fue Francisco Araya quién con su estilo bisturí logro sacar 60 cortes.
Una fogata para entrar en calor mientras se preparaba el asado.
Luego vino el festival de chistes donde el maestro Chavez recordó el famoso arroz con leche y la crema para los cayos, también sacaron aplausos el a ti también Fidel entre otros.
Luego Fernando Alvarez inauguro con un par de tangos como el ya clásico Mala suerte.
Y con percusión el maestro Chavez canto el cha cha cha y otras.

 

 

shampoo.

Hasta Rene Amestica se animo a entonar un tango también.
Y aunque la primera jornada de pesca fue mas bien mala, el asado de la noche fue memorable, ya cerca de la medianoche se adelantaron los relojes y a dormir.

Segunda Parte >>>>