REPORTE SALIDA DEL 30 Y 31 AGOSTO 2014 SECTOR ALEDAÑO LAS TORTOLAS TALTAL

Grupo de turno los Tucanes, destino el lejano Taltal, escenario netamente de rocas, en pleno invierno. Eso generó una baja asistencia, muchos por problemas personales otros encontraron muy lejos, muy frio, mucha caminata, mucho sol, mucha arena , por lo que solo una veintena de valientes respondimos el llamado.

 

Uno que no falla es el Javier que aprovechó de entregarle la joyita al Gianfranco directamente desde las tierras del sol naciente, la ya popular por estos lados Daiwa jigcaster.

 

Muy buena caña Gianfranco, a llenarla de escamas.

 
Si por un lado se lamentó la baja asistencia, por el otro fue una salida mucho mas relajada en cuanto a la organización, solo 3 equipos disputarían está jornada, Los tucanes, changos y Chungungos.
 
El cumpleañero Mario estrenaba su nuevo juguete, un hermoso portacañas del cuál fuí complice en su elección ya que la señora de Mario no tenía idea de que regalarle, solo sabía que algo de pesca era lo indicado.
 
Quedate quieto tomoyo wn le decía el Pino
 

Con solo dos camionetas ya que los changos y chungungos nos apretamos en la terrano del Walter, el camino fue muy rápido y entretenido, a muy buena hora ya estábamos en el mirador de Paposo.

 

 
La selfie de los Bakanes
 
El resto del grupo al que más tarde se nos uniría el team taltal.
 
Taltal me genera inmediatamente un cambio de velocidad, ese relajo de ciudad pequeña me encanta, hasta los piqueros y pelícanos se toman las cosas con más calma en estas hermosas tierras.
 
Las infaltables tallas de las jornadas la empezaban el Javier cuando le preguntaba a la señora del puesto donde podía comprar un sandwich de empanada.
 
Un ceviche de loco mas un pote de erizos y se nos olvidaba que veniamos a pescar y había que armar campamento con todo el circo que conlleva.
 
Unos pocos kilómetros más al sur, entre el sinuoso camino, finalmente llegamos a esta bonita zona de bajerios que nos serviría de campamento base.
 
Abundante en tomoyos y chalacos, el paraíso para los pescadores de escollera, mas allá unos puntones mas hondos en busca de viejas y mulatas, aunque siempre presente la opción de un lenguado de roca. Bastante variada la oferta.
 
Bajo un sol que nos recordaba que pronto se acerca la estación estival y que poco a poco ya obliga a usar el bloqueador solar, los equipos armaron el campamento.
 
Al son de Lucho Barrios y su señor Abogado, bien pegado a la una de la tarde ya estábamos listos y dispuestos para preparan el respectivo rancho del día.
 
Marinera querian loos Changos, así que patito se puso manos a la obra
 
Un pequeño adelanto del verano
 
Bastante buena quedó esa marinera, tanto así que costó levantarse para organizar la pesca.
 
Mas que con carnada, el grueso de los pescadores se aramaron hasta los dientes con vinilos, especialmente los ya afamados Black minnow
 
Baratito mijito lindu, baratito
 
El sol pegaba ya bastante fuerte, al mar muy calmo y el agua cristalina, bastante huiro en la orilla, interesante escenario, variando un poco la pesca de playa en que nos hemos inclinado.
 
Nada de nada, solo uno que otro huiro que de rato en rato cobraba su cuota de vinilos.
 
Las cabrillas ante tal luminosidad en el agua brillaban por su ausencia, había que esperar el ocaso.
 
El ocaso trajo un paisaje que invitó al relajo y la reflexión, esos momentos en que te das cuenta que este deporte es mucho más que sacar pescados.
 

Ya casi oscuro el Javier se movió a la roca de al lado y yo quise morir en la mia, está vez el Javier acertó y a media agua siempre con sus black minnow respondieron muy bien los apañados.

Pero hacia frio y un poco de hambre, era hora de volver al campamento.

 
las reponedoras onces y a preparar la sorpresa y es que cómo el Mario estaba de cumpleaños , nos organizamos con el Pino en sorprenderlo con una torta y el tradicional cumpleaños felíz, yo hice lo imposible por comprar y trasladar refrigerada la torta sin que se dañara en el viaje y el Pino le prepararía una Vela Ad-hoc a la circunstancia.
 
Bueno y si les dije que yo coloque la torta y el Pino la vela, se imaginaran bien por donde va la mano , solo les dire que la velita dio tema para mucho rato.
 
El brindis de rigor, los abrazos y partimos con los juegos criollos que habían preparado para la ocasiĆ³n el grupo de turno.
 

Primero fueron las argollas, que estaban bastante lejos, yo parto con el primer tiro, no sin antes a modo de broma desplazar un poco el mejor vino, un casillero del diablo, diciendo, un poco más a la derecha,ahí mismito , este me lo llevo yo.... pafff primer tiro y le achunto je je je.

 

 
Luego vinieron varias rondas sin poder acertar a los otros vinos.
 
Algunos no le pegaban ni a la mesa.
 
Acercamos la línea de tiro y nada.
 
Hasta que el Andres tuvo la precisión.
 
El pato siguío con la buena racha.
 
Luego vino la cena preparada con mucho esmero por los tucanes, una exquisita carne al horno con arroz.  

Que manera de comer bien en los paseos a la playa.

Cómo éramos tan pocos nos apretamos en el toldo de los tucanes y compartimos todos juntos.

 
una vez terminada la cena continuamos con las actividades de esparcimiento, el emboque se hizo presente.  
Algunos partieron muy sobrados achuntandole a la primera  
Ya en la segunda ronda la presión del público se hacía notar.  
Habían dos cachos en disputa cómo premio  
En la primera vuelta arraso el Fernando  
Pero en la segunda ronda agarramos confianza.  
Peleada hasta el último  
Pero el Luis puso la experiencia y se quedó con el segundo cacho  
Se nos había olvidado el pesaje y el javier ya hacía puchero por no subir sus apañados.  
Los tucanes entre un par de lenguaditos, chalacos y tomoyos totalizaron 5.4 kilos  
Los chungungos dos kilos entre los dos apañados del Javier  

Pero faltaba mucho más, venía la temida tirada d ela cuerda

 

Tucanes versus Chungungos+Changos

 

 
No se nota mucho por la iluminación que nos jugó una mala pasada pero al menos se escucha el show  

 

Y claro los ganadores, no podían ser otros que los tucanes  

Pero eso no era todo, quedaba la prueba del trompo

 

Cuando cabro chico en linares yo con los ojos tapados lo hacia bailar en una tapa de cocacola

 

 
la prueba era hacerlo bailar y tomarlo con la mano, costó pero algunos lo lograron  
Y el walter dando la hora haciendolo bailar al revés  
El Elvis anduvo cerca  

Y el cegaton del walter se pone a hacer pichi detrás de la camioneta pero escuchaba algo raro y le pego su buena marcá a la carpa del javier je je je

 

 
Bastante tarde llegaron el resto del team taltal pero rapidamente se pusieron al día con las competencias.  
Algunos se aventuraron en una pesca nocturna, en la misma roca que el Javier cobró los apañados el pato de noche insistía con los black minnow y para sorpresas de todos logra capturar una bonita vieja colorada, otra especie que se suma a la larga lista de presas de este vinilo.
 
Una cabinza alegraba la noche para el javier
 
Luego el viaje pasó la cuenta y antes de las 2 de la mañana ya estaban todos durmiendo, a la mañana siguiente una mejor vista de la viejita dle pato.
 
La mañana siguío la tónica de la jornada anterior, zonas de pesca que ilusionaban mucho pero un pike muy flojo, solo uno que otro tomoyo curioso, el pato nuevamente rompe la inercia y cobra esta hermosa cabrilla.
 
El walter le tomaba la mano a su caña nueva y probaba señuelos, chispas y vinilos
 
Por mi parte avance hacia el sur, recorriendo los bajerios y puntones, los vinilos eran muy buena opción pero eche de menos haber contado con pejerreyes.
 
En el camino un par de pequeñas playas escondidas, verdaderos tesoros en tiempo de verano, unas ganas de armar la carpa y quedarme ahí por un rato
 

hasta que el javier en el puntón del sur cobro un bonito lenguado

 

Me parecio media cariñosa la celebración así que me vire rapidito

 
Fiel a sus black minnow el Javier
 
Ya cerca del medio día retornamos al campamento, el Luis y el Pino seguian dandole duro a los tomoyos.
 
Y el Pino reportaba por handy cada captura
 
Su buena sarta tenian la dupla
 
y llego la hora del pesaje, el Mario con el Elvis por fin dieron con algunos lenguados.
 
El walter salvó la honra con este chalaco
 
El pato mas que salvado con su vieja y su cabrilla  
EL Pino le dijo al Andres que probara con jibia pero que recogiera rápido para que no se le encuevaran, claro que el Andres se lo tomó muy literal y traia surfeando a los probres tomoyos.  
Buena cosecha para el Luis en el sector del campamento  
El javier con su lenguado salvador  
Para los registros oficiales, andres con un tomoyo y dos chalacos aportó con 2.2 kilos  
El pato sumando su vieja y su cabrilla sumó 2.8 kilos.  
El chalaco del walter cerró la balanza para los changos con 800 grs.  
Cinco piezas para el Mario totalizaron 3.3 kilos.  
El Pino posando para la foto con la pesca del día anterior  
4 Chalacos para el Luis sumando 2.1 kilos  
Fernando con dos bonitos lenguados con 2.5 kilos  
Jorge por su parte con una inmensa sarta de tomoyos, aportando nada menos que 5 kilos  
12 tomoyos en total  
Luego una pequeña reunión en donde se hizo entrega de un reconocimiento al grupo anfitrión por su esmerada preparación de la salida, consistente en una colchoneta doite.  
Un premio especial al esfuerzo donado por Javier Fernandez que hace entrega a don Luis Brito por su esfuerzo, constancia y entusiasmo.  

Finalmente todos posando con sus capturas

 

 

 
     
     
     
     
     
   

En resumen, un sector que seguramente entrega más pesca de las que nos tocó, una salida menos numerosa pero mas unida, muy amena, de esas que reponen el alma y permiten cargar baterías.

La próxima misión será a principios de octubre, cuando a manos de los chungungos digamos una vez más. presente al Stella Maris

 

Saludos y buena pesca para todos

     
     
     
 
 
 

Atte.

Mauricio Hernández Aliaga

  firma el libro de visitas