En una de esas resulta

Marejadas tras marejada. algunos muy agobiados de trabajo pero estamos en fase 3 y aunque la situación de la pandemia está lejos de quedar atrás. no había razón para no poder salir en un paseo de pesca. Lance la idea al aire y solo confirmaron en primera instancia el pancho, el pato y yo, vamos igual.

Definitivamente hay que aprender a vivir con este virus y la salud mental también cuenta, todos en el grupo ya tenemos las dos vacunas y aprovechando la toma de muestras gratis, confirmé que tengo los anticuerpos activos y listo para dar la pelea, por favor hagan un esfuerzo y vacúnense, es la única salida que tenemos para retomar nuestra vidas de forma normal.

Viernes en la tarde antes del toque de queda hasta el domingo, por suerte empezaron a confirmar el resto, a la finales casi casi el club en pleno.

Que nos cuide diosito y la virgen y nos fuimos a la aventura.

El sector elegido era el parvulario ya que es fácil llegar y llegaríamos a conchos, además el oleaje es amortiguado por el islote del blanco, ya que tendríamos mar bien movido.

Es increíble cómo llegar el viernes en la noche permite disfrutar mucho más le paseo, no te mata tanto el viaje ni armar y desarmar el campamento.

Uno de los más aperrados, el rubencio siempre ahí compartiendo con todos.

las noches si estaban demasiado frías, por suerte edilberto aperró con dos sacos de leña de modo que de inmediato empezamos a abrigar la noche.

Un As de la parrilla el panchito, a las finales llegaron casi todos el viernes en la noche, se armó la cosa.

El pronóstico era mucha agua en la mañana y viento fuerte en las tardes. la playa estaba perfecta en cuanto a velocidad de ola, visibilidad o lo que los viejos llaman aguaje, ni tan clara ni tan turbia, poco viento y por fin luego de 4 años, bastante desenbancada.

Señuelos entre olas, chispas al horizonte, vinilos en el cantil, no nos guardamos nada.

Un bagre varado en la orilla, especie poco común en el norte pero que en algunos lugares se da.

leeenta la mañana y ni rastros de corvina a pesar que miraba las olas y me indicaban que alguna debería andar por ahí, solo un lenguado despistado respondió al llamado de un GT360.

El pato también se las ingeniaba, con chispas, vinilos y terminó con carnada pero las invitadas no llegaban.

La pesca de la corvina en esta zona esta lenta por lo menos desde hace 4 años, salvo una que otra pesca incidental claramente no tiene los niveles de hace algunos años y precisamente desde ese mismo tiempo que no veía esta playa desenbancada, espero que en primavera, a partir de agosto debería mejorar bastante los registros.

Cómo en esta playa el campamento queda ahí mismo un break para un café, conversar un rato y darle tiempo a la espalda que se recupere antes de continuar la jornada.

El Orly se devolvió a Calama mucho más livianito luego de tantas chispas que perdió y es que la piedra bola no perdona y castiga mucho los equipo y en especial las líneas.

Vaya que me ha enseñado de la vida el JF, que viejo más aperrado, ni un agresivo cáncer pudo con él, ahí está poniéndole más ganas que ninguno en cada jornada.

Changoritos almorzando, hace rato no nos juntábamos y se les extrañaba.

A diferencia de otras jornadas esta vez si que le dimos a la pesca, a las 5 de vuelta a las canchas, hasta depredator andaba por ahí.

El niño pancho, uno de los fijos del grupo.

El jorge estrenaba auto nuevo, esos 10%.

Cómo estaba previsto en las tardes el viento fue implacable y fue imposible pescar, la baja fue más pronunciado que lo pensado y el frio calaba los huesos así que no llegamos al ocaso.

El típico arrebol que nos regala la pesca a los saben observar.

Por suerte la noche se abrigó un poco, se cortó el viento y la fogata y la parrilla hicieron el resto .

La madrugada si estuvo tremenda, todos pasamos frio a pesar de los sacos y los buzos térmicos.

Finalmente la noche del sábado llegaron los capitanes que por problemas laborales no pudieron partir antes, el gato y el walter pusieron la guinda a la torta, no es lo mismo un paseo sin ellos.

El pato, el mario y el rubén, cuantas historias y experiencia en una sola foto.

Nuestro capitán nos propuso congelar el campeonato del stella hasta que se normalice la situación sanitaria, lo que parece de Perogrullo, además se aclaró el tema de los posibles paseos de pesca, en dónde había surgido cierta incomunicación y malos entendidos, en resumen los paseos oficiales quedan suspendidos y los paseos informales sujetos a la iniciativa de cada participante y sujeto a las normativas sanitarias.

Ya vendrán los tiempos de análisis y estudios pero yo noto que la comunicación digital, que en un comienzo era muy asidua con videoconferencias con amigos y familiares terminó por saturar y hoy en día son más bien escasas, quizás un desgaste emocional, quizás la falta de novedades, quizás el lento retorno a las actividades cotidianas.

Carpe diem.

En vista de que la pesca ha estado tan mala quisimos hacer una ofrenda a neptuno sacrificando un señuelo cada uno.

La mañana del domingo fue la copia exacta de la anterior, las condiciones perfectas pero 0 pique, el pato con carnada logró un buen pique pero no la pudo cobrar al reventarse el reinal.

A tres reyes partieron la mitad de los changoritos a probar suerte con las cabrillas.

El resultado del machitún.

El gato cómo parrillero es buen fabricante de ventana de aluminio.

EL retorno cómo es habitual fue al rededor de las 5 de la tarde, salvo el mario, rubén y edilbertyo que se quedaron hasta el lunes. Obviamente hambre no pasan estos cabros.

Una marinera para abrigar la noche cerró la jornada.

En el retorno cumplieron un largo paseo postergado, cómo es la visita al mirador de paposo.

Antiguamente había un guarda parque que duró muy poco, ignoro la razón, ahora está abandonada la cabaña y a criterio de los visitante el cuidado de este sector, que tiene una fauna endémica, es decir que sólo vive en esta quebrada, de ahí su importancia.

Que personaje es el Ruben, conoce cómo la palma de su mano cada rincón de nuestra costa, un verdadero tesoro viviente que tenemos el gusto de compartir en cada salida de sus historias y remembranza de esta zona.

Ojalá se cuidara este tesoro que tenemos a la mano, lo mismo que la visita pendiente a los petrogríficos del médano, tarea pendiente para el club.
Impresionante la vista desde el mirador.

Pal facebook.

Y así culmina un paseo más, sin pesca pero con muchos buenos momentos que a la finales valen mucho más, las capturas vinen y van, los amigos quedan.

Saludos y buena pesca para todos.

 

Mauricio Hernández Aliaga – Mecano

firma en este enlace el libro de visitas y déjanos tus comentarios



Abrir chat
¿consultas, sugerencias?
Bienvenidos, te pondrás en contacto con Mauricio Hernández - mecano