Tres Reyes – 18 y 19 de noviembre de 2006

Nuevamente estamos reunidos en la Universidad para una nueva salida, muchas fueron las bajas anunciadas, Lavin se quedaba abajo por los tucanes, el pancho y Eduardo Hernandez por los barracudas, los lenguados sufrian la ausencia de Chavez, Quispe y Alvarez, por los tiburones se quedo fuera el Janos y en las garras se nota la ausencia de Avila Jr.

Sin mucho retraso se partio a las 10 de la mañana rumbo al sector de Tres Reyes, la cercania del verano ya se hacia notar con un sol implacable.

Pero apenas ingresamos al desvio de tierra surgio el primer problema ya que la camioneta de Farias no dio mas, luego de revisarla el diagnóstico fue unanime:

Bomba de Bencina

Para estar seguros fuimos a buscar a un mecanico de una faena minera cercana a la ruta que ratifico el diagnóstico inicial, por lo que se decidio descargar la camioneta y devolverla a la vela hasta la carretera para buscar otra de reemplazo. Farias, Cruz y Olguin fueron los valientes, el resto continuamos la marcha un poco más cargados que antes.

La bajada a la playa que es donde originalmente habriamos de acampar estaba muy suelta para las camionetas asi que nos devolvimos un par de kilometros y se opto por este lugar, las camionetas al costado del camino y el campamento abajo.

Como hormigas en fila india se descargo todo y se procedio al armado del campamento.

A las 4 de la tarde todo el mundo se repartio por el sector, en lo personal me aquejo un fuerte dolor de espalda que me impidio pescar, asi que no me aleje mucho del campamento preocupado de la suerte que tendrian los rezagados de la camioneta con problemas. Al final cerca de las 8 de la noche por fin llegaron todos.

El mar estaba muy movido lo que genero uno que otro inconveniente, asi antes de las 7 de la tarde ya estaban en el campamento Pino, Ramirez y Daza, mojados enteros y buscando ropa de abrigo, el maestro Martinez tambien se mojo y se llevo un buen par de raspones de recuerdo, Walter cordero antes de las 6 ya estaba de vuelta cojeando por una caida.

Al anochecer llegaron el resto de los pescadores, Omar consegia una bonita cabrilla para los tucanes, mientras que Yutronic y compañia le daban el palo al gato y lucian este hermoso pejeperro asegurando tempranamente la fecha

Junto con el pejeperro Los Garras aportaban con estos cabrillones XL.

La noche se puso muy helada asi que no hubo mucha conversación en el asado, esa noche estaba la lluvia de estrellas pero lamentablemente el cielo estaba muy cubierto. No quedo otra que irse a acostar.

6 y 30 y ya todos los equipos fuera, el mar estaba llenando y el viento aun no paraba del todo, por lo menos se me habia quitado en gran parte el dolor de espalda asi que los barracudas apostabamos nuestras cartas en la playa.

Cerca de tres kilometros en dirección sur y emergia esta pequeña playa, inmediatamente cobramos un roncacho y un lenguado pequeño.

Más tarde el javy aportaba con otro de buen tamaño.

Sumando de poco lograbamos algunos buenos kilos pero se nos vino la hora encima y la caminata era larga.

Llego la hora del pesaje, Los Tucanes aportaron lo suyo entre cabrillas, chalacos y viera gallos.

Nuevamente un zorro se llevo una cabrilla de los tucanes durante la noche, la vez anterior Lavin se lamento y hoy fue el turno de Omar Sanchez.

Sushi a la Cubana disfruto el zorro, aun asi salvaron el honor los Tucanes con 3,3 Kilos.

Farias encabezo el pesaje de los Garras, entre rollizos, cabrillas, chalacos y pejerro dieron vuelta la balanza

La suma total fue de 17.850 grs.

Resulta casi inalcanzable el pesaje acumulado de los garras por lo que claramente se adjudican el campeonato 2006.

Los lenguados, algo disminuidos por la bajas lograron 7,350 kilos recuperando terreno y dejando las cosas de miedo para la ultima fecha.

Los barracudas sin el Pancho logramos 5.6 kilos lo que nos mantuvo en competencia.

El champion sigue en manos del Pancho ya que el pejeperro peso 2,750 grs.

Se cerro el pesaje a la 1 y media pero aun no habia señales del walter y don Ramon, asi que que se procedio a su búsqueda un tanto asustados por su ausencia, resulto que estaban mariscando y recien a las 2 pudimos partir de regreso. algunos ya pedia callejon oscuro para ambos.

Gracias a Dios el camino de vuelta no presento problemas, por ahora ya empezamos a trabajar en la última salida programada para la primera semana de enero.

Saludos y buena pesca para todos

Mauricio Hernández Aliaga – Mecano

firma el libro de visitas