El Blanco, Noviembre 2020 la salida covid19

Parecería mentira pensar que la última vez que todo el grupo estuvo reunido fue un par de semanas antes del encuentro escualo en abril para afinar los útlimos detalles para acudir a ese encuentro en punta de choros, luego vinieron eternas cuarentenas, angustias, incertidumbre laboral y económica, enfermedades, partidas de seres queridos, toda una vida ha transcurrido en estos meses pero por fín podemos confirmar una nueva salida del stella maris.

Una vez en fase 3 y con  todas las de la ley podíamos hacer nuestro paseo respetando las medidas sanitaria dictadas por la autoridad y estableciendo un protocolo propio de resguardo, algunos más preocupados que otros del tema pero habían algunas medidas acordadas, entre ellas aumentar lo máximo posible la cantidad de vehículos de manera optimizar el distanciamiento físico dentro de los mismos.

Que distinto es poder hablar cara a cara, saludar a los amigos y volver a reir, ponernos al día y desconectar el switch de la rutina y las obligaciones por un rato.

Obviamente se prefirió realizar la salida con el círculo más cercano de pescadores del stella de manera de mantener los riesgos más a raya, basicamente los tucanes y los chagoritos, lamentamos la ausencia de pino y pancho que por motivos laborales no pudieron sumarse.

Ya en el lugar los equipos procedieron a calentar la comida que por protocolo ya venía preparada, además cada participante tenía que usar estrictamente sus propios utencillos y loza. Alejandro estrenaba el sistema de panel solar para abastecer el toldo changorito, cada día se avanza más en equipamiento.

Cleopato ya en su sitial indicaba que la competencia de pesca se iniciaba.

Un sol ya de verano en un año particularmente frio en esta árida región, aún con la veda de la corvina vigente y con un preocupante registro de capturas, que sólo se remite a algunos monos de escollera y cabrillas en pesca embarcada pero poco más se ha sabido de pesca por estos lares.

Un poco de viento y una luna casi llena eran el ambiente que nos recibía en este clásico lugar de campamento base que nos permite recorrer la zona entre caleta el cobre y pan de azúcar, el local, no el del parque nacional de la 3 región.

Yo tuve algunos compromisos laborales y familiares que me tuvieron hasta último momento fuera del paseo pero cuando las ganas están siempre se puede, llegue cerca de las 5 de la tarde al campamento en dónde me recibieron entre abrazos desprecopados de contagio el ruben, el walter y el steven, se les echaba de menos cabros.

estabamos en plena baja pero no faltaba mucho rato para la caída del sol así que arme mi equipo rapalero y a buscar planos por esta playa rasa, abundante en lenguados chicos, tanto que este sector lo bautizamos cómo el parvulario de los lenguados, aunque rara vez hemos visto lenguados grandes por acá.

El agua bien clara y una brisa en contra que complicaba un poco pasar la ola pero la idea era abtenerse de tentar a las corvina y buscar a los lenguados con vinilos.

Desde las rocas veo aparecer al JF, mi referente en cuanto a motivación, aquejado de una complicada afección el maestro siempre a pie de cañon, incansable y apasionado cómo ninguno de nuestro hobby, un ejemplo a seguir.

La hora avanzaba y no tenía respuesta con nada, ni vinilos, ni señuelos, chispas.

Un descanso a la espalda, los años ya pasan la cuenta y aprovechar de publicar algo en la redes sociales ya que ahora hay señal por estos lejanos parajes… el bueno, el malo y el mecano je je je

Finalmente una buena pelea de un roncacho, con la caña rapalera y la línea de 15 libras la pelea es un poco más justa, ese golpe de adrenalina que te inyecta una captura directo a la vena te reactiva de inmediato y vamos planteando estrategias, con chispas detrás de la ola, vinilos en el cantil, señuelos entre corrientes.

Los tucanes recorrían lobo muerto, la playa por parte de mario y elvis buscando con chispa desde la orilla y desde el otro frente dawlyn y edilberto con carnada y vinilos a las cabrillas.

Casi al caer el sol veo a los tucanes llegar al pozon del fondo, señal inequivoca que la cosa estuvo floja en lobo muerto.

Y el pique no llegó, sin embargo el estar ahí, con los pies en el agua mirando un atardecer recibiendo la brisa marina en la cara para poder dimensionar lo tanto que se extrañaba simplemente estar pescando.

Todos juntos de vuelta al campamento a abrigar el cuerpo con un café y reponer energías.

Por el otro sector, es decir hacía el sur en el cerro pan de azúcar tampoco hubo suerte.

Mucho más apegados al protocolo original de seguridad los tucanes compartían una higuenica y desfectadas onces.

Era momento de dejar atrás las penas, conflictos y diferencia, volvíamos a ser el grupo de amigos en la playa dispuestos a pescar y pelusear un rato cómo cabros chicos.

Yo creo que son ciclos, pero resulta preocupante la baja cantidad de capturas en los últimos 3 años, más allá de alguna afortunada coincidencia, lo cierto es que claramente hay una baja considerable en los registros, esperemos que no se vuelvan una constante y que las causas de esta baja sean sólo biológicas y no ambientales que generen una realidad permanente.

Antes del asado debíamos hacer la premiación del campeonato 2019, que ganamos los changoritos en un discutido calendario en dónde hubo una salida no oficial en que no se registró el pesaje y que fue muy alegada por los tucanes pero en la práctica el campeonato de definió en solo la fecha de enero ya que el resto del año acudimos al encuentro escualo y organizamos la copa de los picados en las salinas tercera región y el gran encuentro en camarones, lo que no nos dejó tiempo para realizar nuestros paseos habituales.

Partimos con una humorada de mi amigo ruben que confeccionó un trofeo para el capitán callampa.

Luego vino el traspaso de la copa para los changoritos.

con el we are the champion y todo

Los tesorito de mamá que reforzaron a los ya alicaídos changos para formar los changoritos.

Pero humildemente creo que esta copa tiene dueño y es el capitán de los changoritos el Walter Cordero, que tomó las riendas del grupo y muy a su estilo lo saca adelante, siempre motivando, siempre descordinando pero es el elemento que logra la unión de las partes, felicitaciones .

Siempre el recuerdo para nuestros predecesores, el Maestro Chávez que honrramos con el nombre de nuestro campeonato, su amigo Quispe que partió a acompañarlo a mares celestiales, a Carlos Olguín de los garras de Águila y tambien nuestro querido Perrito Farias, para todos ellos el abrazo al cielo queridos hemanos de anzuelos.

Luego advertimos que las placas de la copa tenían un error, o dos, el reciente campeonato es el del año pasado, es decir campeonato 2019 no 2020, y el anterior lo ganaron los tucanes pero en la placa también decía changoritos así que a reclamar al var, bicampeones changoritos he he he he, mientras el gato alegaba hasta por los codos.

Se discutió mucho en la reuniones previas si se hacía asado o no, por el tema del covid19, a las finales se optó por hacer más grande el círculo al rededor de la parrilla y disfrutar de un exquisito lomo vetado a cargo del mario y panchita, gracias amigos, les quedó perfecto.

La temperatura ambiental era muy agradable pero igual prendimos un fogón por si se ponía fria la noche.

Para animar la cosa hicimos el stand up del stella, partí yo con el chiste del «lo mismo de siempre don jorge?».

Después vino el ruben con el chiste del cartero, que debe tener unos 10 años mas o menos.

Y si creían que el chiste del ruben estuvo fome, el del raúl Iglesias y luego el Jorge se fueron superando en fomedad constinuamente, tanto que se hacían gracioso de lo fome.

Hasta el alejandro remató con un chiste aún más fome.

De ahí ya solo quedó acordarnos de las mil y unas tallas acumuladas en estos años, las del encuentro escualo, del viaje a camarones, yo me reí tanto que quede disfónico pero boté meses de encierro en esta jornada con los amigos.

En todo caso estuvo más tranquila la cosa y a la 1 ya todos estában en sus carpas…además había toque de queda.

La amanecida vania acompañada con una baja tremenda producto de estar casí en luna llena, así que me levante tarde, cómo a las 9 esperando que subiera un poco la marea que en esta zona no te deja pescar si no hay suficiente agua.

Entre medio de las rocas y los huirales, con vinilos livianos y la caña rapalera se vuelve otra dimensión de pesca, una mucho más ligera y entretenida en vista de la ausencia de contrincantes grandes.

Lenguado 1 mecano 0, perdimos está vez.

Larga fue la conversación con mi amigo Raúl y su reciente incorporación a la pesca con mosca, algo que acá en el norte no se conoce al no tener rios salvo Calama que puede acceder al loa, todo un mundo de equipo, técnica y mucha disciplina, quizás algún día llegue a la pesca con mosca, por ahora se agracede la charla intoductoria.

Peeeeesaje se escuchó en el campamento a eso de las 2 de la tarde.

no había mucho que aportar, Edilberto por los tucanes con una sarta de cabrillas sumaba 3 unidades y 2,7 kilos.

El walter por los changoritos 4 unidades y 2,4 kilos.

Se supone que debería haber una o dos salidas más para terminar el actual campeonato, todo ello subordinado a la evolución de la pandemía por cierto.

Luego el presidente del Club, don Mario Aravena agradeció a los presentes la sistencia y se hizo entrega de algunos presentes a los pescadores más destacados.

Para el Walter Cordero por su constante apoyo al club y la motivación para su grupo.

Recibe de manos del JF su premio con abrazo tucán incluído.

Luego se premio al otro capitán, al gativo elvis, se agradece mucho el esfuerzo de los capitanes y del presidente, que entre medio de todo el ajetreo laboral se dan el tiempo de programar, motivar y en definitiva mantener vivo al stella maris, muchas gracias por ello.

Y aprovechando que estaba el Ruben tambíen se quiso reconocer su siempre buena disposición con el club, por la humorada de la copa callampa y las placas del trofeo, siempre apoyando al club www.grabomac.cl

Yo tenía que volver temprano a la ciudad ya que estába de cumpleaños la blanquita, así que partí cómo a la 1, lamentablemente se me quedó en el toldo chango la cafetera y me la recordaron con un bonito video.

Ojala esta pandemía nos de un respiro y podamos mantener estos espacios de libertad hasta la vacunación masiva que nos permita retomar nuestras actividades con normalidad, por ahora el llamado es no bajar los brazos y seguir cuidándonos, ya va faltando menos y se ve una luz al final del túnel.

Pero una salida del stella no termina así como así, ya en la ruta 5 a 110 klm/hora y de la nada paffft se me reventó el neumático de un segundo para otro, por suerte soy perro viejo en matería de conducción con ya 30 años detrás del volante, si partí a los 13, sabía que hacer así que pude controlar la situación que fue algo riesgosa, ya que la mamalona me coleteaba hacía el centro de la ruta. Nunca frenar, tratar de mantener la línea sin movimientos brucos, desconectar la velocidad crucero, dejar que la inercia vaya disminuyendo con el roce y ya bajo los 60 klms/hora recién apoyarse un poco en el freno. Lamentablemente quede en una zona sin berma por lo que la rueba quedó sobre la ruta, por suerte me traje al Stevens que con el tringulo en las manos ya que el viento los volada, y tal cómo esas señoritas que avisan el número del round en el boxeo les indicaba a los camioneros que había un problema en la ruta, para más remate se me daño la gata y no llegaba hasta arriba por lo que al más puro estilo mcgyver me la tuve que ingenear para cambiarla, desinflar el repuesto, una piedra, luego otro mas grande hasta que por fin volvimos a la ruta.

Y bueno, no hay mal que por bien no venga…para todo lo demás existe la masterplop.

Saludos y buena pesca para todos.

Mauricio Hernández Aliaga – Mecano

firma en este enlace el libro de visitas y déjanos tus comentarios



Abrir chat
¿consultas, sugerencias?
Bienvenidos, te pondrás en contacto con Mauricio Hernández - mecano